El curioso caso de los códigos compartidos

lunes, 13 de julio de 2009

Puede que sólo me fije yo por defecto profesional, pero si alguna vez os habéis detenido a mirar los monitores que informan de la salida y llegada de los vuelos en un aeropuerto por curiosidad, sin buscar uno específico como solemos hacer, no tardaréis en encontrar grupos de vuelos procedentes o que se dirigen a una misma ciudad, con los mismos horarios, en una misma puerta de embarque ¡y hasta con los mismos retrasos!.


No, todavía las compañías no envían sus vuelos de dos en dos o hacen ejercicios de despegues y aterrizajes sincronizados. Es uno de los efectos de una práctica que se viene realizando desde los años setenta, y que aparte de sumamente provechosa para las propias compañías, añade un poco más de confusión si cabe al pasajero. Su nombre: acuerdo de código compartido o en inglés codeshare agreement.


Para explicarlo en dos líneas bastaría decir que diferentes compañías aéreas venden un determinado vuelo como suyo, siendo en realidad tan sólo una quien lo opera. Y por compañía operadora entenderemos siempre aquella que pone los medios para que el vuelo se realice: avión, tripulación, servicios de tierra, y todo un sinfín de labores administrativas que poco a poco iremos cubriendo en este blog.


Y no lo debemos confundir con el concepto de “subcharteo” que también (uf, uf) deberíamos cubrir en este blog de forma debida. “Subchartear” consiste en contratar a una tercera compañía para que realice un vuelo que tenías planeado operar tú y que por diversas causas ya no vas a poder hacerlo, pero tampoco puedes dejar tirados a los pasajeros. Contratas por tanto a otra compañía para que opere ese vuelo por ti. Es un crimen hacer una definición tan poco precisa pero sino esta entrada será interminable.


Es decir: varias compañías que se ayudan entre sí para vender plazas de un mismo avión.


Un momento, ¿nos hemos vuelto locos?, ¿ahora las compañías se ayudan entre sí?, ¿no deberían luchar a muerte por conseguir más pasajeros?. Efectivamente, puede sonar raro al principio, y os confieso que después de tantos años a veces me sigue sonando raro a mí, pero en la aeronáutica comercial como en tantos otros aspectos de la vida, el beneficio del grupo supone el beneficio para el individuo, o al menos eso parece.


La forma más fácil de explicarlo será respondiendo a teóricas preguntas que no es difícil imaginar que os rondarán por la cabeza:


- ¿Por qué se hace? ¿No va en contra de la lógica de la competencia?: La respuesta es no, todo lo contrario. Muchas razones puede haber detrás de un acuerdo de código compartido y explicarlas todas sería motivo para otra entrada, pero tratemos de resumirlo un poco.


Las compañías aéreas viven de los billetes que venden, y cuántos más billetes vendan, mejor. Hasta aquí todo claro. Pero también es lógico pensar que cuántas más facilidades se le den al pasajero a la hora de construir su viaje, mejor producto comercial le estaremos ofreciendo. Y cuánto mejor es el producto, más fácil se vende. Como veis no es necesario estudiar mucho marketing para entender que si los acuerdos de código compartido repercuten en una mayor facilidad para el pasajero, tendrá mucho sentido que las compañías sean proclives a establecerlos. Pues esa es la clave.


- ¿Que beneficios conlleva al pasajero? ¿Y a la compañía?


Para el pasajero un acuerdo de código compartido supone varias ventajas. Aquí van unas cuantas, aunque hay más:


- Aumenta la oferta: Donde antes tenía una única compañía para elegir, ahora tiene dos o más. No siempre, pero cada compañía puede vender sus billetes a diferente precio.

- Puedes comprar billetes conexionados con la ventaja que ello conlleva (otro tema para una entrada): Antes la Compañía XY solo volaba desde Barcelona a Madrid y la compañía YZ desde Madrid hasta Badajoz. Ahora puedes comprar un billete con XY o YZ para volar ambos trayectos en un único billete y una única tarifa, posiblemente más barata que la suma de los dos billetes por separado, puesto que XY e YZ han firmado un acuerdo de código compartido.

- Maletas a destino y tarjetas de embarque: Se acabó el tener que facturar dos veces. En el primer aeropuerto lo tienes todo.


Para las compañías también hay muchas ventajas. La primera de todas es poder ofrecer las ventajas para el pasajero que acabamos de numerar. La segunda es poder ampliar de forma casi mágica el número de destinos servidos y la oferta de vuelos, con las ventajas que comentábamos antes. Otra ventaja más por ejemplo es facilitar la venta de las plazas vacías de tu avión, asegurarte un ingreso fijo o incluso compartir los gastos del vuelo, según el tipo de acuerdo.


¿Y cómo funciona un código compartido? ¿Qué tipos de código compartido existen? Y lo más importante Si me dejan elegir, ¿Qué compañía debería escoger? Responderé todas estas preguntas en la siguiente parte de la entrada, dentro de unos días.

3 comentarios:

ARACELI dijo...

Me ha encantado este blog; una vez más, me impresionas con tu expresión.

¿Qué nos queda decir a esos pasajeros que deciden no comprar el billete cuando son conscientes del curioso caso del código compartido y la compañía operadora no es de su agrado?

:-*

Cafeymas.blogspot.com dijo...

Wow, para el tremendo lio conceptual que supone todo lo que explicas, lo dejas bastante claro :)

Dentro de unos meses, podrias crear una entrada con Glosario y definiciones jejeje

Supongo que te dejas para la segunda parte explicar las diferentes alianzas que existen entre compañias, ese tema me interesa, esperaré tu nueva entrada el lunes que viene.

Bye!

Gerardo, 00podcast.es dijo...

@ARACELI Muchas gracias Araceli por tus palabras! Espero que te siga gustando, la idea es no dejar de escribir :-).

Para responder a tan peliaguda pregunta, lo mejor que te puedo decir es que se lo preguntes a tu supervisor, que seguro que tiene una buena respuesta. Pero bueno, lo suyo es siempre dar toda la información, y que el pasajero decida, no?

@cafeymas Esa era justo la intención, descrifrar un poco el entramado; si lo has entendido, es que he cumplido mi objetivo.

Ciertamente la idea del Glosario no es mala, me la apunto!

Las alianzas, ¡oh sí! es un gran tema para otra entrada, me lo apunto! jaja